Quiero un megafono para ponerme a gritar a los cuatros vientos

Pensando y pensando he llegado a una conclusión. Ni reyes, ni san valentín, ni pascuas. El regalo que quiero para este año, sea cual sea la festividad es un megáfono para ponerme a gritar a los cuatros vientos. Perdona, no a los cuatro vientos de la zona de Los Palacios y Villafranca. No voy a ponerme arriba del Miratta como una loca gritando. No os asustéis, aún no supere esa linea de la vergüenza. Vamos a pasos agigantados, pero a veces sigo siendo tímida. Creo que los que me conocéis, sabéis de lo que hablo.

quiero-un-megafono-para-ponerme-a-gritar-a-los-cuatros-vientos-fotografia

De ser la niña más tímida del planeta tierra a lanzarme al toro y acabar haciendo videos de youtube.

La necesidad como bien se dice es muy mala. Pensaba que ser dueña de un estudio de fotografía en sevilla era algo maravilloso. Solamente esperar en tu tienda y los clientes entraban solo, como por arte de magia. Pero no fue así, duró poco este pensamiento. Después de meses llevándome tortazos por todos lados, nunca mejor dicho. Me di cuenta de que en esta vida nadie regala nada. Todo lo que conseguimos es por nuestro esfuerzo y que nuestros clientes tenemos que buscarlos y conseguirlos nosotros mismos.

quiero-un-megafono-para-ponerme-a-gritar-a-los-cuatros-vientos

La vida nos pone recursos para acercarnos a ellos.

Nada es suerte, nada es casualidad. Todo el éxito se basa en el sacrificio y esfuerzo.

¿Por qué te explico sobre este tema?

Por que se avecina nuestro cuarto cumpleaños. Parece mentira, cuatro años al timón de una empresa que me ha dado tantas alegrías, experiencias, vivencias, sentimientos al igual que me ha dado dolores de cabezas, disgustos. Es curioso, cuando yo me plantee ser fotógrafa pensé ” es sencillo, ya tengo la formación y una cámara y adelante”  como el anuncio del banco BBVA.

Pero no fue así, un negocio no es todo rosas. Lo más complicado es llegar a nuestros clientes y eso me costó muchísimo. Soy la más tímida del planeta y sin embargo aquí estoy. Delante de la cámara grabando miles de tomas, por que en una salgo haciendo la payada, en otra se me trabo la lengua y tengo que repetir.

¿Cómo empezó todo?

Nunca fue  una opción el decir ” voy a hacerme empresaria y a montar mi negocio”. Pero mi generación pasó por una gran crisis. Sin trabajo, sin miramientos a futuros, sin más que una mano delante y otra detrás. Después de estudiar fotografía mi primera opción fue buscar trabajo con la sorpresa que no sabía que ningún fotógrafo contrataba a ninguna persona que haya estudiado dicha profesión. Simplemente no lo hacen por miedo a que el día de mañana les robe sus clientes. Así que harta de buscar trabajo por todos lados, decidí montármelo por mi misma.

quiero-un-megafono-para-ponerme-a-gritar-a-los-cuatros-vientoss

La necesidad de trabajar y poder comenzar una nueva vida hizo que mis sueños se hicieran posibles.

Siempre digo que mi negocio es gracias a mis clientes, aquellos que alguna vez confiaron en mi. Gracias a ellos fue posible crear desde cero este pequeño lugar de ensueño para muchas familias. Lugar donde plasmar sus recuerdos y guardo en pedacitos en mi corazón como si fuese el mejor de los regalos. Me regaláis momentos únicos, bonitos e inolvidables.

He vivido tres años intentando sacar a flote un negocio que me daba muchos dolores de cabeza, ahora tengo que decir que estoy más contenta por que últimamente apenas me los da. Eso no quita que no me los vuelva a dar.  Es un negocio complicado, por que trabajamos con un medio que no es necesario para subsistir. Nosotros creamos la necesidad de ver y querer ese trabajo que hizo Nieves Delgado en la fotografía de recién nacido o en aquella de niños. No es un recurso que sea como un plato de comida para subsistir ó  un medicamento por que nuestros hijos han enfermado.

Por eso es un negocio muy complicado de poder vivir de él.

Aparte de los problemas que pueden desencadenar el llegar al cliente, la fotografía tampoco  es un campo con gran compañerismo. Pareciese que cuando ven que te va bien existen compañeros que piensa que les está quitando la comida a sus hogares, pero no es así.

Como bien dijo ” todos los campos deben regarse por igual” y aconsejo a mis clientes ” no quiero que estés aquí por compromiso, si te gusta mi trabajo ven y yo lo realizaré, pero si por lo que sea hay una campaña o cualquier cosa de otro compañero de profesión que te guste más que la mía. No dudes en ir allí, por que todos tenemos el mismo derecho a comer”. Yo no me enfado, tengo clientes que se han echo conmigo una sesión de recién nacidos y navidades con otro profesional.

quiero-un-megafono-para-ponerme-a-gritar-a-los-cuatros-vientos-sevilla

Pensar que nos va mal por culpa de otro, es tontería. Es algo que hacemos mal nosotros y esto tarde 3 años en darme cuenta. 

Creo que por cabezona he conseguido estar donde estoy, han habido muchos piedras que me han hecho caer para posteriormente levantarme con magulladuras. Pasar muchas necesidades por que simplemente ” tenía que pagar tal cosa del negocio o la otra”.

Por eso me gustaría tener un megáfono para ponerme a gritar y llegar al cliente, por que a veces la parte de atrás del telón de un teatro no se ve. El esfuerzo, sacrificio, manera de involucrarse no se aprecia desde fuera.

A día de hoy me toca seguir luchando, por que tener un negocio es nunca descansar. Duermes con el pensamiento de mañana que te toca hacer, por que siempre hay que hacer algo. Incluso cuando no tengo que hacer fotos, tengo que retocarlas, llevar las redes sociales, montar álbumes, llamar a proveedores y bueno, estar aquí escribiendo.

Para poder llegar a ti, para que me veas estés donde estés.

Por que quiero que mi esfuerzo y sacrificio para montar mi negocio duré muchos años más.

Nací para vivir momentos con familias, sonrisas de niños, caras divertidas y abrazar esas miles de familias que confían en mi.

Y como hoy me estoy explayando bien y permitiéndome decir todo lo que pienso.

 Agradecer a todas esas familias que habéis estado ahí tanto desde el primer momento como desde la mitad.

quiero-un-megafono-para-ponerme-a-gritar-a-los-cuatros-vientos-ranita

Termino dándome el gusto de mostraros una cara mía que jamás habéis visto, esa de hacer la payaso intentado hacer las poses de mis bebés.

Gracias a mi gran amiga Vanesa, una maravillosa fotógrafa que me hizo estas fotografías la cual me ha ayudado mucho a lo largo de mi camino.

Si quieres contratarme una sesión y unirte a nuestro camino.

673 811 646 

Estaré encantada de plasmar vuestros recuerdos.

Sé el primero en comentar
Añadir un comentario

Tu email nunca será publicado Campos requeridos *

suscríbete a mi

newsletter

Estarás a la última de todas mis novedades y promociones.
Además conseguirás un bono de hasta 3 fotos digitales extras en tu próxima sesión

Menu